19 enero 2015

apenas esto


Es misterioso entregarse a las letras, y digo palabras, sentimientos que salen cuando una línea emotiva las convoca.
Y siempre son las canciones, la bendita música, el aroma humano, las voces cuerdas que se adivinan locas por una fábula que me gusta, como las armonías de los que cantan a lo largo de su vida aunque no sepan que lo hacen.
Alguien muy grande nos puso dentro el sonido y el alma, los impulsos claros y honestos de sabernos necesarios entre unos y otros. 
Las hojas y el viento son una expresión siempre urgente que nos regala la intuición más común. Nada podrá quitarme esta presunta ingenuidad o inocensia que me moja como lluvia de verano, la que reboza ahora mi techo, mi patio y mis sentidos.
No me arrepiento de ello, ni siquiera porque alguien del otro lado sepa o sonría ante esta debilidad que me sacude porque se me da la gana.  
                                                                                                                                                     José López Romero

3 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

¡Bendita inocencia, José!
Que no nos abandone el deseo que compartimos y hacemos realidad en este lugar.
Abrazos.

josé dijo...

Así sea Alicia, por ese camino vamos. Abrazo.

marga dijo...

Es agradable leerte.
No dejes de escribir.

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...