23 noviembre 2012

pescador de la bahía de almas



 Hay quienes perciben secretos, o abren sus propios horizontes,
miran por encima del mar, meten su corazón en las profundidades.
Los papeles blancos, de mi camino en la oscuridad, antes,
no me regresaron al punto de partida, y vagué perdido.
Sé que las piedras aprietan hojas, las defienden del viento,
del mundo que no las contempla, porque yacen, aparentemente muertas.
Sé, que siempre llega una canción, y un destino,
para los pasajeros de una noche infeliz,
por más que viejas culpas naveguen por sus corazones desgarrados.
Mis páginas se traslucen, todavía huérfanas,
me repito y reclaman su boleto,
presagian latitudes lejanas, aunque las adivino inexactas.
Imagino el coraje de un pescador en la bahía de  almas,
alguien partirá al atardecer, para buscar el eco de otros pasos,
o los propios que inventaron distancias,
y pañuelos resplandecientes al sol, en despedida.
Los planes de dios van y vienen por un pasillo estrecho,
entre las habitaciones de un hotel de mala muerte, ¿por qué no?
Nadie puede negar una situación tan particular,
el sacrílego también ha pagado su peaje,
igual que el buen cristiano de la hostia,
ambos atropellando sus potenciales virtudes comprometidas.
Los pensamientos se diluyen, desaparecen, se esfuman,
son globos en el aire, fantasías coronadas que buscan el rincón perfecto.
Están en alguna parte, es posible hallarlo y comenzar de nuevo,
Si hay tiempo de intentar otra rutina con olor a eternidad. Solo eso.
                                
                     Fotografía y texto de José López Romero. Esperanza, Santa Fe, Argentina

3 comentarios:

Gizela dijo...

Muy bueno!!!
Me ha encantado...
Ciertamente, los planes de Dios van y vienen y nosotros siempre vamos...hacia un nuevo intento
Abrazo

Alicia María Abatilli dijo...

José, siempre es posible pensar en la eternidad.
Te dejo un abrazo.
El lugar me parece familiar, como el arroyo que me vió crecer.

josé dijo...

Suelo regresar a repasar las huellas a este sitio que sigue casi dormido, quiero insistir en reanimarlo, pese a cualquier contingencia. Las puertas están abiertas, por qué no veo luces ni escucho voces.

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...