01 julio 2013

un trazo de mar





Hay lugares que tienen la distinción humana cuando el hombre busca sin ambiciones extremas. Aquél que ama la tierra vestida con su ropaje natural, y bebe las señales del paisaje que emociona y lo conduce al beso de la vida.
Los días transforman lo visible solo en apariencia, pero los cambios llegan desde adentro y se asoman a los ojos que quieren ver, al coraje que puede adoptar sentimientos puros.
Los faros y un trazo de mar, los vientos, las costas y los rumbos a donde la proa apunta, son consecuencia del pensamiento puesto con firmeza en el timón que no alterará la deriva.

                                                                                      Texto de José López Romero
¡Gracias por la foto, Pablo!                          




Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...