22 enero 2013

No me consueles


No me consueles, no quiero tu misericordia.
No vuelvas hacia mí tu limosna, me lastima;
no te reflejes en mis ojos, ya eres un simple fantasma.
Este corazón, ya no te llora,
he cerrado mi cáliz a tu encuentro
y, al desechar tu recuerdo como un vino agrio,
soy un desierto, mas me sobra amor del bueno
para regarlo sin sentir la cruz de tu  auxilio.
Toda auroras, soy.
Soy río y mi risa es de alivio,
prefiero esta orfandad a tu despótico desdén.

5 comentarios:

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Gracias por esta hermosura de poema que hago carne en mi alma pertrechada.

Siempre bella, tú, Alicia.

Un abrazo cálido.

josé dijo...

Alicia!, qué bueno verte aquí, me da ganas y no te imaginas cuánto, para seguir posteando en este sitio que siempre fue gratificante. No quiero redundar en decirte que tu forma de escribir cautiva, puedo leerte hasta la muerte. ¡Grande!

Alicia María Abatilli dijo...

José, Begoña, gracias a los dos.
Que este Preludio no decaiga, sea una puerta abierta a los que amamos esta manera de estar cerca.
Un abrazo.

Gizela dijo...

Hermoso y contundente Alicia!!
Me encantó!
Abrazotes

Narci M. Ventanas dijo...

Fuerza y determinación es lo que transmiten estos versos. Efectivamente eres río y eres auroras, clara como la mañana y enérgica ante la injusticia.

Besos

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...