19 marzo 2009

Huérfano

No me dejes en esa oscuridad que me tiembla la voz al notar que se acerca la soledad, huerfana de abrazos, caidos al suelo como mis propias lagrimas, que supera la ficcion la imaginación de un ser humano, no me juzgues por dejar a mi tierra, he venido a la tuya, solo espero la bienvenida, nada pido, nada es mío solo una tumba grabada con el nombre de mi Madre

13 comentarios:

migul dijo...

Deliciosa prosa... Saludos!

Adolfo Payés dijo...

Muy bellos versos, tristes si, pero bellas.

saludos fraternos

un abrazo

mj dijo...

Hermoso, muy hermoso tu sentir.
un abrazo
mj

Mercedes Sáenz dijo...

Un dolor y un ruego, mezcla de niño y hombre, me conmoviò mucho. Es muy bello. Un abrazo querido "piano". Mercedes Sáenz

Pedro dijo...

Tu tierra es la de todos, nuestra tierra es la de todos, la única que existe, la fronteras existen sólo en nuestra imaginación, en la de algunos.
Estás en casa, puedes pedir lo que quieras.

Yo te doy mi abrazo.

Franziska dijo...

La soledad del corazón se comparte en compañía pero, es verdad, que la soledad es la compañera inseparable de la vida humana.

Si en algo puedo aliviar tu soledad, te digo aquí están mis dos manos amigas y mi corazón de abuela para lo que necesites.

Franziska dijo...

Quería decirte que he llegado hasta vuestro blog compartido a través de mj. Saludos.

Jorge Martin dijo...

ES MUY BELLO. NOS LEEMOS

Alicia María Abatilli dijo...

Pero... debes buscar la luz.
La amistad es pródiga en ella.
No estás sola, no lo estás.
Un abrazo que seque tus lágrimas.
Alicia

Walter Portilla dijo...

Querida Raquel, cuántos abrazos habremos de darte para curar tu alma herida? cuántas flores sembrar y árboles regar para decirte que en los ríos aún hay vida. Allí se descansa, se pace, se alivia todo y se le deja correr hasta el mar; que él se encargue, amiga mía.
Mi abrazo fuerte, enorme, cálido.

ÓNIX dijo...

Poesís triste, muy triste pero cargada de tanta belleza en el fondo.

Muy bella...

Harold Diaz dijo...

Excelente, en carne viva. Me encantó.

josé dijo...

No debe haber instante más desesperado, me viene esta palabra, para el que piensa en su propia tierra estando en otro sitio, donde incomprensiblemente suele reprocharse la extranjería como una falta grave, cuando somos todos criaturas en busca de un sitio y de ese amor que nos haga bien, nada más sencillo y no se entiende el por qué de la intolerancia, maldito mal de todos los tiempos.

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...