05 febrero 2009

Dolor de perla


El dolor era insoportable, no hubo forma de calmar este dolor tan agudo
que le pesaba tanto, a menudo le dejó sin aire, sin aliento.

Un día me encontré con ella, y me dijo : Siento un dolor dentro de mi, es algo pesado y redondo, que me hace daño.
Alabados sean los cielos y el Mar entero – he respondido tontamente, no siento ningún dolor ni por dentro ni fuera me siento bien.
En ese momento un sabio que paseaba por allí oyó la conversación y dijo:

Pueda que tu estas buena y sana, pero el dolor de tu amiga es una perla de gran belleza.
Ah claro era conversación entre dos conchas.
------

5 comentarios:

MARIO ALONSO dijo...

A veces extraer ese dolor que nos rompe el alma puede sacar a la luz una vida llena de belleza, puede liberarnos y abrirnos todo un camino libre para ser felices...

Piénsalo, Raquel, lucha... y coge mi mano siempre que quieras.

Pedro dijo...

Hermoso relato. El dolor tiene una mala fama que no merece, ya que muchas veces, tras él, sólo se esconde la belleza y el crecimiento.

Un beso.

josé dijo...

Es una metáfora sencilla y legible, con dos sensibilidades distintas y un solo mensaje para interpretar.

Mercedes Sáenz dijo...

Me gusta el simbolismo, la brevedad en su belleza y la continuación que si uno quiere puede hacerse de la historia. Un abrazo Merci

mj dijo...

Coincido con los demás compañeros tuyos y mios. Tu texto lleva la sencillez y el simbolismo necesario para seguir recreando en la mente lo que a cada uno le sugiera...de eso se trata, de sugerir.
Un beso Raquel
mj

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...