07 enero 2009

Aquí estoy


Caminaba por las calles de mi ciudad vacía. Es la época en la que los bogotanos y bogotanas salen a buscar mares, valles, montañas, ríos. Mientras tanto, los que nos quedamos, disfrutamos al máximo el esplendor de una capital que nos muestra su rostro más amable.

Me senté en el pasto rodeado de los árboles del parque. Al fondo los niños daban rienda suelta a su alegría y una brisa pasajera desordenaba sus cabellos y esparcía sus sonrisas.Más allá el lago y ese espejo transparene de frescura. Entonces pensé en ti. Me vi formando parte de un cuadro de la vida cotidiana que, precisamente por serlo, pasa desapercibido para la mayoría de las personas. Tu ciudad mágica es la misma en la que habito. Aquí o allá. No importan las distancias. Sólo sé que en cada rincón del mapa de tus calles o de mis avenidas paseamos continuamente en la búsqueda de nuestros sueños.

Te recordé y te imaginé estrenando este nuevo año. Hay silencios inexplicables, ausencias que causan desconcierto, olvidos que no se esperan. No es el caso tuyo. Porque tus huellas siguen dando saltitos juguetones en mi jardín.


Las primeras sombras del atardecer anuncian que debo regresar a casa. Ya los niños se fueron, las hojas de los árboles hicieron una pausa y el viento se alejó sin decir adiós. Entonces me levanto muy despacio, recorro en sentido contrario las siluetas que emergen de la noche y retomo el sendero que me llevará a mi oasis personal.

Me despido de ti por hoy.Ojalá mañana me confíes qué te trajeron los Reyes Magos, cuántos deseos se te han cumplido y-sobre todo- que me digas que sigues maravillándote ante las pequeñas cosas de la vida. Después yo te pondré al tanto de lo qué me ha sucedido y luego, al terminar el café de nuestro reencuentro, te dejerá escrito en la servilleta:"aquí estoy amiga mía, cuenta siempre conmigo".

6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

exquisita lectura que nos ofreces hoy, me perdí en esas calles que nos describes...

te dejo mi frío clima , con esta nieve que no cesa por el momento...

saludos fraternos

Nayuribe dijo...

Siempre que veo la luna, pienso que él también la ve en alguna otra parte, y que igual que yo...él está pensando en mí.
Es algo similar a tú atardecer compartido... me identifiqué un poco, jeje
Un abrazo

Alicia María Abatilli dijo...

Lo mismo digo, Carlos.
Una descripción belleza en la que la ternura anda suelta en cada punto y coma.
Un abrazo.
Alicia

M. Jose dijo...

Hay huellas y huellas...no todas las que nos deja la vida son iguales. Yo siempre te recuerdo con una amplia sonrisa y optimista ante todo lo que te acontece. Amigo de tus amigos, siempre...
cuenta siempre conmigo, yo también estoy aquí, ante un café para contarte mis deseos...
Un abrazo amigo mío.
mj

REIKIJAI dijo...

Caselo...Tambien disfruto de mi querida Buenos Aires en estos dias...de los bosques de Palermo,de los verdes y añosos arboles...donde corro casi todas las mañanas...al rededor de su lago...donde me uno con el trinar dse los pajaros y el cielo.Donde tomo mi primer cafe de la mañana y consulto en el ordenar... mi dia, mirando desde el ventanal las canchas de golf,como juegan.Estos meses los disfruto plenamente.Gracias y Besitos.Silvi.

josé dijo...

No necesito decir demasiado para que sepas que confluimos en espíritu a las mismas consonancias de la vida. Nada es casualidad de lo poco o mucho que significa esta reunión de amigos con lejanía de presencia corporal. Créeme que escucho como vos las risas de esos niños cercanos y siento incluso la brisa y me parece descubrir los rincones de tus calles. Un abrazo caselito querido

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...