17 octubre 2008

Redondeos

En la Foto: Salvador Dalí, José Moreno Villa, Luis Buñuel, Federico García Lorca y José Antonio Rubio Sacristán

Dentro de muy poco, se cumplirán 80 años de la muerte de Federico. El poeta andaluz, que supo estar por estas costas, antes de partir a Nueva York y escribir allí, una de las poesías más fuertes, o importantes para mi (humildemente siempre claro), escritas en lengua hispana como lo es “Oda a Walt Witmann” (click aquí para leer).

Mataron a Federico!, fue el grito desgarrador de aquel hombre sentado al borde de la cama de un hotel cualquiera, rumbo a
San Gregorio del Polanco. Las horas de viaje y la camaradería de las personas que como luces del lugar, nos permitieron pasar una velada como en una vieja “tertulia”, y para los que no saben lo que fueron las tertulias, imagínense un café, donde una ronda de gentes como Lorca, Dalí ó Buñuel, por ejemplo, debatían locas diatribas seguramente, incentivados por otros tantos genios como ellos que aportaban, acotaban, escuchaban, y que el destino personal de la Vida para quien, resuelve las cosas de manera insospechada.

En aquella época efervescente de Madrid, refrescante por una oleada de jóvenes de espíritu insurgente dispuestos a romper las cadenas invisibles de las estructuras, y que marcarían los próximos treinta, cuarenta…cincuenta? años.

En Paris paralelamente, se construía el mito de la liberación de los prejuicios antes de que cayeran en la trampa mortal de la razón pura y porque no decirlo, los devoraran los masones, tanto allí, como acá. Y ojo que esto no tiene porque ser en detrimento a la masonería, sería tonto de mi parte lo mismo que ponerme a discutir defectos de la Iglesia.

Henry Miller, Wiliam Burroughs…vividores y parias, como siempre, arrojados a la charca de las calles, con tantas bajezas humanas, como nos sería posible quizás a todos, en similares circustancias, lo dudo, pero podría ser.

Paris por aquella época, fabricaba mitos como decíamos, y por suerte tuve la fortuna de poder visitar lo que queda de los estudios donde diseñaron, por primera vez, la imagen de
Gardel para la posteridad, y pasar a formar un mito, también como aquella ciudad que lo vistió de gaucho y sombrero citadino.

Claro, después lo agarraron los americanos y le pusieron Frac y galera, pero el, nunca quiso dejar de pronunciar dejás, en lugar del déjas, como le indicaban la internacionalización (leer relato de mi amigo “G”)

Vale también decir, lo que todos saben, lo que el mito cuenta, pero a lo que voy, que esos años fueron terriblemente efervescentes, cambiantes, creativos, llenos de gentes que abría puertas llenas de señales a otra dimensión, a otra ilusión, por lo menos, en una América adolescente y en una Europa que quería creer, que la horripilante violencia congénita, no iba a volver, o en algunos casos, perpetuarse por doquier.


Por estas costas, las gestas deportivas hacían sentir al pueblo como lo estuvieron en la Roma del "pan y circo" realizando el "primer mundial de fútbol" (ver Video click aquí)

De alguna manera u otra, el tiempo, se los llevó regando polen/Vida a una realidad gris, aplastante, alienada, donde todo hace parecer, que no somos más que unos anónimos con voz, dentro de un gran charco de mierda, si tomamos la mierda, como la mano que nos arranca cada mañana para llevarnos a nuestra propia y justifica alienación, encierro e insatisfacción continua en nombre de "
don dinero". (ver video click aquí)

Siempre, porque es Ley de la Naturaleza, dieron este tipo de genios pero, como los espermatozoides al alcanzar el óvulo, siendo millones y el óvulo uno, será solamente aquel que por algún motivo que la lógica no podrá asegurarnos jamás la verdad absoluta, penetrará o será conducido, para da Luz más Vida que como un espiral asimétrico, construirá una vez mas, más de lo mismo.

Aquel grito del hombre, en la noche siempre oscura del campo, me hizo acordar que mañana debería estar lúcido y fuerte para construirme una vez más, mi propia felicidad y sentido de la Vida, derrocando una noche de exceso que ya no extraño hace tiempo.

Lúgubres, las sombras, se disipan en un sueño que no recuerdo, siento placer, estoy bien, tan bien, que no me doy cuenta de lo mal que podría llegar a estar. No es que nada tenga sentido, al contrario, es el Vivir que te inunda, y la insospechada manera que tiene diariamente, de descubrirte en un sobresalto y avisarte que hoy, no es igual que ayer, y que mañana, será perfectamente diferente, aunque muchos, quieran perpetuar en el tiempo y atrapar, como un naufrago a la tabla, una realidad, buena o mala, pero en realidad lo que tienen, es miedo de sentir miedo y dejarse llevar, por el sentir y el devenir.

NICE DAY

7 comentarios:

Pedro dijo...

Hacía tiempo que no leía una entrada tan espléndida y completa como ésta. Evocación del pasado perdido, del presente arrollador y del futuro incierto.
Gracias por la sacudida, amigo ZEN.
Buen día para ti también.

M. Jose dijo...

Magnifico post. Creo que tu exposición de todos estos hechos...nuestros hechos y los de casí todos.
Te felicito y como siempre nuca quedo indiferente con tus textos.
Un sentido abrazo
MJ

Z E N dijo...

PEDRO: Gracias a Ud. amigo, por tan amables consideraciones.
Me alegra mucho que le haya gustado.

Un abrazo.

M.JOSE: Muchas gracias...es que solo salió así. Vio como son los sentires?

Otro sentido abrazo para Ud.

el huerfano piano dijo...

PRecioso, bonito, eficaz, sobre todos para aquellos que no saben que el miedo a sentir miedo se convierte en sufri-miento, inutil, de un control que no hace falta.

Es un placer leerte
gran placer

Z E N dijo...

EL HUERFANO: Es verdad lo que Ud. dice "un control que no hace falta".

Muchas gracias por sus palabras.

Un abrazo.

David C. dijo...

buñuel y dali juntos, que tal combinación.

Z E N dijo...

DAVID C.: Vio Ud? Sin duda esa conjunción que marcaría la cultura para siempre.

Un abrazo.

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...