09 diciembre 2014

Solo a veces

A veces creo que andamos a tientas y decimos cosas vacías para conformar un instante.
Solo a veces digo, y es algo personal, mi pequeño cauce no arrastra sentimientos ajenos.
Sé que las frases tienen efecto breve, cual si fueran un vuelo de cabotaje, no hay más que eso.
Discurro hacia dentro y llego a un acuerdo con mi espíritu que no es un muñeco de cemento, soy afortunado, y seguimos juntos, después de la tempestad sobrevino una paz concertada.
No hay mejor costumbre que abdicar un tramo de razón antes que perder todo el camino y lo que hemos conseguido, en especial el abrazo de los amigos.
Algunos tenemos la suerte de haber nacido y posiblemente morir en la misma tierra del barrio donde fuimos puestos al nacer, con sus idas y venidas, soy agradecido y lo firmo.
Por tanta generosidad de la vida que hasta aquí me soporta, con ingenuidad intento evocar historias, lugares y personas, alimentarme en las fuentes que proponen solamente VIDA.       Le doy mayúscula a la redundancia, pues me parece genial repetir hasta el cansancio esta palabra emblema del coraje de viajar juntos por el antiguo testigo espacio a bordo de un volcán de fuego intermitente.
                                                                                                                                                            Texto y gráfica de José López Romero   

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Hola José.
A veces ese andar a tientas es porque se necesita de las sombras para apreciar la luz.
Andamos por el mismo camino.
Abrazos y muchas gracias.

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...