04 marzo 2010

Lentos, pero pocos.

El cielo es siempre azul aun cuando
a veces, gris el alma.
Y las palabras se someten a una lágrima de vida.
Todo se cae, todo se pierde bajo una mirada dolida.
¡Tan lejos se me va la alegría del camino que acostumbro circular...!
y tan lejos los misterios del amor, del sentimiento,
de la calma, de la paciencia y de la comprensión.
La profundidad del cariño que se guarda en el alma es insondable
como indescifrables tus pasos con los míos.
No son pocas las canciones que atraviesan nuestras venas para hacernos ver la luz,
ni pocas las sonrisas de esas calles hambrientas de nosotros que perdemos por voltear la esquina sin asirnos en un abrazo.
Esa misma esquina en que dejamos muchas veces, sin querer, un grito adolorido.
He querido llegar aprisa a ese sitio en que me tumbo
envuelto en pensamientos y a esperarte,
pero es que el corazón duele de no abrazos
y tengo el rostro sediento de tu aliento.
He necesitado ya decirte que no aguanto tu silencio,
que no soporto estar solo,
que las manos se me hacen tímidas
de caer temblando en encrucijadas que no entiendo.
Y ahora nos tendremos que ir, sí,
aun cuando no has llegado.

Y mis pasos tardos serán pocos;
y tus pasos lentos serán tardos,
como dardos en mí, tus ojos.

9 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Hermosas palabras que llegan al alma de cualquier lector.
Es siempre un inmenso placer acercarse a comprobarlo en este cálido espacio que con tanto esmero nos brindas.
Gracias por compartirlo.
Cálido abrazo.

Marisa dijo...

Y ahora nos tendremos que ir, sí,
aun cuando no has llegado.
Y mis pasos tardos serán pocos;
y tus pasos lentos serán tardos,
como dardos en mí, tus ojos.

Bellos los versos
llenos de doloridas
ausencias.

Quizás los pasos tardos
lleguen a un encuentro
si los lentos no son tardos
o viciversa.

Un abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

¡Ay las tristes despedidas.!.
A veces cuando apenas nos hemos encontrado.

Una hermosa entrada llena de sentimiento.

Enhorabuena.

Saludos cordiales.Montserrat

mj dijo...

Aunque triste por tanta ausencia derramada en estas letras, es un hermoso texto Walter.
Los silencios del otr@ son vacíos, son algo que nos hacer tambalear y hasta a veces perdemos el equilibrio en los precipicios de las horas...
Un abrazo enorme, se te extrañaba mucho...
mj

Isabella Ros dijo...

Sabes tocar el alma con cada palabra,tristeza por un amor que no llega,insoportable espera en un tiempo sin medidas,palabras ahogadas y silencios que lastiman.PRIVILEGIO LEERTE.UN ABRAZO.

Inés dijo...

Walter, lo sabemos el amor del alma es insondable como indescifrable tus pasos con los míos.
Cuando dos personas son una sola, se la echa de menos como el propio ser y es tanta la ausencia y tanto el dolor de no tenerla que duele hasta el aire.
He necesitado ya decirte que te amo, que mi corazón lo llevas tú en tu pecho.

miles de besos para ti,
preciosa tu prosa.

Lunska Nicori dijo...

Querido Walter:
El silencio hiere más que ninguna otra cosa. Cuando todo se demora, y se inexiste ,el vacío y la desesperación se adueñan a veces hasta de la ira, que irremediablemente dura lo que una estrella fugaz en el corazón de quien ama. Me identifico en este poema tuyo de ausencia no consentida que derrama dolor y pena, en medio del deseo imposible.

Un abrazo, ¡qué contenta estoy de tu vuelta!

salvadorpliego dijo...

Llueven melancolía y a la vez ternura estos versos. Me gustaron mucho sus imágenes. Te los aplaudo.

Un fuerte abrazo.

Mercedes Sáenz dijo...

Walter, cuánto sentimiento en tus palabras. Hace días quiero dejarte un comentario. Son poetas también los que te contestan. Creo que a eso lleva tu palabra. Un abrazo. Mercedes Sáenz

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...