17 abril 2009

El hombre que había extraviado la ilusión



Hoy he encontrado algo que andaba buscando y no sabía donde lo había dejado. Algo que, para mí, es muy importante, ¿como os diría...?, es el alimento interno que hace que funcione con las pilas cargadas. Una sensación me había invadido hacía tiempo, sentía la necesidad de llorar y no sabía el porqué, era algo que me hundía poco a poco en la monotonía y en el desencanto.


A veces, lo hacía, lloraba a escondidas para que nadie me viera, además, no me apetecía estar con nadie. Recuerdo que no hace mucho, me encontré con un amigo en la calle, y lo primero que me dijo fue: "Qué te pasa, te veo en la mirada una tristeza no usual en ti...", lo miré fijamente y se me saltaron las lágrimas.


Hoy, al sonar el timbre de la puerta de casa e ir a ver quien era, he vuelto a encontrar lo que os decía, mi amor estaba parada en el rellano de la escalera, y su sonrisa, me ha curado de nuevo.




Carlos Gargallo (c)

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

muy precioso encuentro de tu sonrisa. me lo quedo.

saludos fraterno con mucho cariño
un abrazo

Begoña dijo...

Al principio pareces describir la depresión, pero ese final deja al descubierto al hombre que por fin encuentra su sombra cosida a él, como Peter Pan.
Love

paladeando momentos dijo...

Que no te falte nunca ilusion...aunque quien sabe??quizas este tras de una puerta,en una calle...
bssss

Silvia_D dijo...

Precioso, sutil, encantador...
Te deseo sonrisas a diario.

Saludos

Pedro dijo...

Y es que una sonrisa puede conseguir el milagro de devolver la ilusión a cualquiera.
Precioso relato amigo.

Saludos.

migul dijo...

realmente el amor hace estragos...

Mercedes Sáenz dijo...

La suavidad con que comienza el texto hace que levante en fuerza profunda despúes "algo que andaba buscando y no sabía dónde lo había dejado", "en el rellano de la escalera". Me gustó mucha esa forma Carlos, cómo darse cuenta que se encontró el aire, lo cotidiano y finalmente imprescindible. Muy bello. Un abrazo. Merci

josé dijo...

El llanto no es un privilegio de la mujeres y ni siquiera de los débiles. Es una contrapropuesta que nos sale cuando sentimos que estamos descendiendo sin saber a ciencia cierta el por qué. Esas perlas lagrimales son como un telegrama que alguien recibe y acude cuando estábamos acumulando vacío. Además, siempre hay un timbre en la puerta, y lo más importante, que suena y alguien está detrás suyo.

Walter Portilla dijo...

El sentirse solo, el amor lejos, escondido en el recuerdo, nos hace palpitar de deseo incontenido. Lo reconocemos cuando lo encontramos, justo antes de darnos cuenta que lo habíamos perdido.
Bonita forma de decirlo.
Saludos Carlos.

Isabella Ros dijo...

La soledad,el amor ausente,dolor en el alma,en la piel y las lágrimas allí incontenibles;y tras el desencanto y la búsqueda:LA ILUSIÓN,la que tantas veces parece huir silenciosa.A vuelto y el amor ha secado tus lágrimas.Hermoso,bello,me encanta como escribes.Un abrazo de amistad.

Aimara dijo...

Lo mas importante es que encontraras la sonrisa de nuevo y que intentes no perderla, aunque a veces no es algo que dependa de nosotros mismos.

Besitos astrales!!

mj dijo...

El amor todo lo puede (por lo menos eso se suele decir) Si ha sido él, me alegro porque sin amor no somos nada...
Un besico
mj

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias por vuestras palabras, gracias por seguir aqui, un abrazo.

mia dijo...

Qué precioso!

Una ilusión recuperada vale más que mil deseadas......

besos

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...