23 febrero 2009

LA VOZ









LA VOZ

LA VOZ



LA HERIDA QUEDA SOLA, NO VIENE CONMIGO


Cómo el murmullo de un rezo inclinado sobre la esfinge de uno, no sé quien pide. Busca la voz, el asfalto hierve lejos dónde termina el campanario de un desierto. Durante otoños de un día ha olvidado cuáles precedieron el destierro de voces que se hicieron una. Porque siempre hay una voz que pide más fuerte. Dejar si puedes, la herida sangra y sola dice la voz. La mano empuña hierro derretido en el frío y habrá entrado en los ojos ya no secando, dejar si puedes, antes de la cobarde defensa del olvido. No podrá olvidar. Resiste a perder lo que ha sido.Ha buscado en todos los no has visto, en los pasos que cree, en las manos que adivina, en los sigilos del bolsillo en dónde guardaba atónitas mañanas de lunas, por que la luna no se ha ido. Dejar si puedes, le decía al dolor. Si ya es un invitado, tácito y gentil, como una sombra que advertía no escapar junto a la noche.No podrá dejar, tal vez mañana, cuándo se hubieran ausentado los sentidos.

Mercedes Sáenz
http://www.mercedessaenz.blogspot.com/

8 comentarios:

mj dijo...

Tal vez mañana cuando se hubieran ausentado los sentidos. Mientras tanto hay sigue, consumiendo otoños y lunas...
Un texto con muncho desgarro Merci y como siempre un disfrutar de tu gran personalidad.
Un abrazo enorme querida amiga
mj

Adolfo Payés dijo...

Murmullo rezo en busca de la voz sublime de tu presencia..

hermosos versos...

saludos fraternos

Pedro dijo...

Esta voz desgarrada que aquí nos dejas nunca será presa del olvido. Ya forma parte de todos.

Un beso.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

La voz y sus misterios, quedarán para siempre en tus letras. Un abrazo.

josé dijo...

Sacas frases majestuosas de tu tesoro interior, Merci, esas que me dejan en estado de ausencia, no se porque pero me pasa cuando algo me impacta, y tú logras paralizarme, "el asalto hierve lejos donde termina el campanario de un desierto" l

Walter Portilla dijo...

Un día es enormemente largo cuando el sufrimiento es intenso, impregnado en la retina como leve recuerdo buscando la ausencia del olvido. Tal vez, como dices Merci, pero sólo tal vez.
Profundas palabras que nos llevan cerca a ese dolor vivido y nos quitan esperanzas de las manos.
Un abrazo Merci.

Alicia María Abatilli dijo...

Este post, Mercedes es para leerlo una y otra vez.
Me dejas admirada, como siempre que te leo.
Abrazos.
Alicia

migul dijo...

Muy bueno, me gustó, pues si, parece que la única manera de quitar el dolor es con más dolor...

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...