16 enero 2009

Paz y silencio

Mi silencio viene de falta de energía, es como si me falta aire para seguir el camino, la vida.
Es por eso que hoy hablo de otro encuentro, del encuentro de mi alma, si de mi propia alma le he dado alas para volar al pasado, como un pájaro lo atrape y ahora esta conmigo y sabes que, cansa verse al espejo, cansa ver todo el día lo errores que hago, cansa el duelo, la agonía de querer y no poder.

Mi alma, se queda con sus inquietud, desarmada, para nada se siente amada, por más que intento decirla que si, ella se empeña que no, por más que me alejo mi abismo se acerca, hoy lo tengo que afrontar, la única forma es amar

Si! Dejar las luchas, las batallas, los conflictos interiores, exteriores, amar uf que palabra más grande, y mas cierta, puedes conseguir el mismo resultando amando o odiando me dijo una vocecita hace tiempo, en la épocas que me vestía en colores, verdes, que era del ejercito y nada que ver con la esperanza, pero si con el amor.

Agota, cansa, ese sentimiento es inmenso, y tan fuerte, esta dentro de mi y no se explota que al final me deja rendida, en el sofá o en la cama sin fuerzas para nada.
Es bueno, por lo menos vamos acabar con las guerras para poder descansar y amar de verdad.

3 comentarios:

Pedro dijo...

Esta reflexión me conduce directamente a la esperanza, querida Raquel. Dulce esperanza que sólo puede venir de la mano del amor.
Me alegro de que te hayas dado cuenta, aunque algo me dice que ya lo sabías hace tiempo.
Un beso.

MARIO ALONSO dijo...

Ama, Raquel, ama con todas tus fuerzas... eso te dará vida, ilusión, esperanzas... ama mucho.

Besos.

ade dijo...

- En algún punto me refleje en tus letras. Quiza sea en ese miedo de amar y en el fin de las batallas libradas cada día entre mi alma y yo. Hermoso texto, hermoso. Ade

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...