27 enero 2009

Dejame llorar en la orilla del Mar

dejame llorar en tu puerta
como en la orilla del mar
dejame llenar el mar con mis lágrimas,
dejame sentir como duele,
dejame sentar en tu puerta, cerrada,
dejame dejar mi pena alli y largarme feliz.

dejame llorar para ver crecer mi añoranza poder
perdonar aquellos que añoro tanto y no los tengo
dejame dejar mi perdón en tu puerta
para largarme aliviada

sabes, me espera un vuelo, otro viaje; un viaje de placeres y penas, dejame vivirlas, sentirlas dejame volar para poder vivir

7 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Bello poema, déjame dejarte mis sentimientos escritos en este tu espacio divino para volar...

saludos fraternos

Walter Portilla dijo...

Raquel, pena que necesita urgentemente ser escuchada, ser sacada de ese silencio en que se encuentra.
Esa urgencia que te siento y que me sorprende siempre, que origina en mi pensamiento un profundo deseo de alcanzarte mis manos para que te distraigan, de alcanzarte mis ojos para que te bailen, de darte mi sonrisa para que te aliente. Y mi abrazo al fin Raquel, inmenso como tus palabras.

editor dijo...

Abre tu juego, muestra tus cartas.
No llores al mar, que mucha agua y sal tiene, mientras pierdes las tuyas, que te harán falta.
No alientes falsas ilusiones con juegos de palabras, porque cristales y porcelanas cuando se quiebran, no sirve remendarlas.
Como animales humanos nosotros sólo podemos pensar si conviene, si tiene plata, si es alto, flaco, tuerto o cojo. ¡¡¡Pero el corazón es el que manda...!!!
Si tienes algunas dudas, piensa...
Lo que pienses, dilo...
Lo que digas, que sea de corazón...
Pero haz lo que el corazón te mande...

Pedro dijo...

El mar ya está lleno de lágrimas saladas, él nunca da la espalda a nadie. Desahogate, para después volver limpia y llena de gozo a la vida que te espera.
Me ha conmovido este poema.

Un beso.

Mar dijo...

Precioso poema, muy sentido...

Besitosssssssssss

Alicia María Abatilli dijo...

Es una forma de vivir: volar.
Un abrazo.
Alicia

Mercedes Sáenz dijo...

Hola querido piano. Quiero felictarte desde ésta mi orilla. Quiero en este poema que es el que está a continuuaión de uno que dejé ayer, para decirles que necesitaba estar en algo así. Dónde el amor a las letras no produce otras cosa que amor a las letras, dónde se nota la alegría porque alguien escribió y compartió algo. Si supieran, aunque me conozcan muy poquito la importancia que le doy a eso, entenderían la sinceridad de mis palabras. Querido piano, después de haber dejado casi un capìtulo escrito en este comentario, te felicito de corazón, más todavía cuándo el poema termina"dejame volar para poder vivir. Un fuerte abrazo. Merci

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...