16 octubre 2008

Peregrino


Le he dicho al viento una y mil veces que sus atajos no me llevan a ninguna parte. He procurado mantenerme distante, separar los sueños de las realidades, guardar en mi mochila los recuerdos y arroparme con el último rayo de luna en la madrugada.

Tracé un mapa sin límites definidos en el que las orillas se confunden con mares, valles, montañas y ríos. No resisto la tempestad cuando viene acompañada de certezas. Prefiero encontrarme de frente con lo desconocido y hacerle el quite a la embestida de la soledad. Entonces decido regresar.

Recupero mis pasos perdidos, elaboro el croquis de un camino viejo pero seguro que me guíe inclusive en los recovecos del alma. Justamente allí, en la cuarta dimensión inexplorada, encontré una mañana tu rastro. Creí que eras Tú; te presentí sin conocerte porque el eco de tu sonrisa me llevó a través de estaciones abandonadas.Y allí, en el intervalo de un tiempo que se mide por el recorrido de las estrellas, me diste tu mano y me llevaste lentamente hasta perdernos en el último rincón de las palabras.

Ahora siento que el cielo y la tierra se fundieron brevemente en un abrazo de esperanza.Un abrazo que quedó guardado en lo más profundo del alma... pero que se fue y ya no volverá...

5 comentarios:

Alatriste dijo...

Mucho ánimo para El huérfano piano, que se acaba de incorporar según me contó.
Es una chica estupenda, así que cuidadla mucho por favor.
Un beso muy fuerte a todos y enhorabuena por el blog.
Hasta pronto.

Pedro dijo...

Amigo Caselo, cómo lo haces para lograr siempre hincar el diente donde más duele, en el hueso más duro y oculto de nuestras mentes abotargadas.
Aunque sinceramente espero que ese abrazo de esperanza sí que vuelva.
Un fuerte abrazo.

el huerfano piano dijo...

ufffffff como duele, me has hecho recordar la muerte de mi madre, estuve sola y necesitaba tanto un abrazo, ahora me quedo que no volverá..........
Madre lo que tus palabras hacen!
Dios!

un abrazo de esos que llegan pero que lleguen

M. Jose dijo...

Una hoja de ruta nunca la podemos llevar marcada, el viento puede borrar las señales y entonces ser arrastrados por él...pero ¿no creés que el vivir está en esa dimensión inexplorada? nada puede ser igual, nada permanece, ahora es distinto a después...vendrá algo nuevo y siempre mejor.
Un abrazo
MJ

josé dijo...

Esto merece un abrazo hermanito y ojala sientas el escalofrío de este "cachito" de emoción que estoy poniendo en las palabritas que dejo, apenas lo que me sale y en el acto me parece no será suficiente, quiero que me lo digas y de una le doy otro vuelo a mis antenas. Mi afecto.

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...