05 septiembre 2008

Íntimo y lejano

Ando al alcance de la mano, cerca de todos aunque lleve conmigo la distancia de la última primavera adolescente. Despierto verbos para vestirlos con el sueño de una canción que a veces suele ser prestada. Envuelvo sus colores en mi capricho de alas intactas, convivo y amo sin prisa cual si fuera una virtud inocente.
Nada es imposible cuando quiero volar pues llego hasta la altura que no daña, la que es accesible y no incuba extravagancias sobrenaturales, apenas con espíritu de barrilete.
Mis ojos, si bien algo gastados, son los mismos de la infancia y llevan grabados en su marrón castizo la calle de mi casa vieja, sus árboles que aguardan la lluvia de setiembre, a mi amigo Egidio en su espera que habla de eternidad.
Siento que el adiós de mis padres no me alcanza, dejé suspendida la mirada en la vereda de las correrías, la de perseguir estrellas con el dedo índice, la de escupir hacia arriba y salir corriendo, la del contacto con las niñas en la mancha o el pisa pisuela.
Íntimo y lejano encontré lo que no he buscado. Mi equipaje es rudimentario y con él he construido esta parte de mi vida. Lo disimulo pero parece poco. Me gusta creer que he ganado cada centímetro insignificante de mi orgullo de oferta, aunque al deducir, se que alguien muy atento ha influido para que saliera hasta hoy, con pocos tajos de tanta aventura y otros tantos delirios.
Soy el argumento que me han dado, he ido y regresado, continúo el camino que los hombres a veces, en un convencimiento suicida, trazamos en el universo de la mente.
Los kilómetros no existen, son un espejismo que no merece alejarnos del alma. Cada verdad, pueblo, mentira o país, cabe en la palma de una mano, en la espesura de un bolígrafo o en las castigadas teclas del ordenador.

(Jósé López Romero)

7 comentarios:

Poeta Carlos Gargallo dijo...

José, felicidades por este recorrido intimo que compartes con nosotros, y por la buena narrativa. Un abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

Todo cabe hasta las distancias. José es un gusto disfrutar de tus experiencias o recorridos.
Sigue contándonos de tus viajes, son bellísimos.
Alicia

caselo dijo...

Bueno hermano, un verdadero placer compartir contigo este espacio. En realidad yo también llevo una cometa en mi corazón juego a las escondidas con mi propia sombra. Un fuerte abrazo amigo y sigamos construyendo este Preludio de sueños.

Carlos Eduardo

Pedro dijo...

Tu sinceridad te honra y tus palabras te colocan en un altar.
Es un placer para mí formar parte de ese equipaje rudimentario con el que viajas; si vieras el mío...
Un fuerte abrazo.

JAVI DE JAEN dijo...

A veces en la vida se encuentran cosas que jamas habiamos pensado tener...Un ejemplo, este sitio que nos une.
Bienvenido.

Kela dijo...

Te he visto caminar desde hace mucho, también permanecer ataviado de cordura y hasta caer en el cotidiano rutinario que exige a veces la vida...
Tus pasos, pese a todo, continuan avanzando y es por eso que me enorgullece llamarme tu amiga.

Elisabet Cincotta dijo...

Siempre es un placer leer tus historias, el mundo es sin distancias y gracias a ello podemos disfrutar de la poesía y la amistad.

besos
Elisabet

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...